Get Social With Us
VI Festival de Cine Etnográfico de Ecuador | Todos tenemos un origen
20061
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-20061,hazel-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,select-child-theme-ver-1.0.12,select-theme-ver-4.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
  • Todos tenemos un origen
Director

Producción colectiva Fundación Aldhea y Acnur

País

Ecuador

Duración

9 minutos

Año

2019

Categoría

Migración

Todos tenemos un origen

En un aula de clases una joven venezolana se enfrenta al rechazo de sus compañeros en su primer día de clases. La aceptación y reconocimiento de los orígenes es el foco de esta historia que se vive día a día con la ola migratoria. Todos venimos de orígenes diferentes y esto ayuda a que podamos ser capaces de cambiar historias.

 

Cortometraje en formato de «spot» realizado en la ciudad de Quito en el barrio popular de Turubamba, como resultado de un taller de cine participativo y comunitario dirigido a jóvenes (15 a 30 años), para instalar y problematizar la situación de movilidad en el país, y propiciar la difusión y el diálogo de distintas experiencias micro y situadas sobre la temática.

 

DIRECTOR

FUNDACIÓN ALDHEA es una organización promotora de proyectos de educación no formal que trabaja desde la investigación-acción participativa, la defensa de los derechos colectivos y la comunicación comunitaria para el fortalecimiento de los sujetos y las organizaciones sociales, de base y populares. Desde el año 2014, impulsa procesos de formación, producción y exhibición de cine comunitario y video participativo con énfasis en la movilidad humana y en la defensa del territorio para la promoción de los derechos de las poblaciones excluidas y la transformación social.

 

DE CÁMARAS A CAMARADAS, ejecutado entre Fundación ALDHEA y ACNUR  (la Agencia de la ONU para los refugiados) es un proyecto de cine comunitario aborda la problemática de la movilidad humana con el objetivo de producir mensajes audiovisuales que promuevan la convivencia pacífica entre la población del Ecuador y de otros países. Luego de un período de formación de 12 días, jóvenes ecuatorianxs y extranjeros, producen cortometrajes sobre sus vivencias, partiendo de un guión colectivo hasta la instancia del rodaje.